La mejor cámara.

Puedo contar con los dedos de una mano las veces que he salido a la calle sin mi cámara colgada al cuello en los últimos años. Recuerdo las fotos que no pude hacer y todavía me lamento por ello.

Esta serie de fotos forma parte del proyecto Feed the pigeons. Las hice una mañana temprano cuando iba de camino al trabajo. Todo sucedió muy rápido.

A unos cuantos metros de mí vi una paloma muerta y un señor que parecía que iba a recogerla del suelo.
Me acerqué, le hice 4 o 5 fotos y se me acabó el carrete, para entonces ya había notado mi presencia.
Ahí estábamos los dos, parados a un metro el uno del otro. Él con la paloma en la mano y cara de pocos amigos y yo "sin carrete" y con la certeza de que tenía que controlar la situación de algún modo para sacarle mas jugo.

Le pregunté si sabía que le había pasado a la paloma, la primera tontería que se me pasó por la cabeza, una excusa para que se parase y poder sacar un nuevo carrete de la bolsa y montarlo en la cámara.

El resto de fotos se las hice a penas sin poder mirar por el visor mientras hablábamos.
En total 15 fotos en sólo 2 o 3 minutos intensos...por cosas como esta siempre llevo la cámara colgada al cuello.

  /  Permalink  /    /